Cómo reconocer la osteocondrosis torácica: síntomas y tratamiento.

Una enfermedad como la osteocondrosis torácica es bastante común, pero es mucho menos común que otras formas de esta enfermedad. Al principio, avanza sin síntomas pronunciados, por lo tanto, se diagnostica con mayor frecuencia en una forma complicada, cuando el dolor se vuelve palpable.

El inicio de la osteocondrosis torácica.

En la medicina moderna, las razones que provocan la osteocondrosis del tórax aún no se han establecido. Aunque existen factores, cuya influencia se considera causas indirectas de la aparición. Son los siguientes:

  1. Herencia. Si los parientes más cercanos han sido susceptibles a tal enfermedad, es muy probable que tarde o temprano se haga sentir. Por este motivo, al recoger la anamnesis, los médicos preguntan sobre las enfermedades genéticas transmitidas por los familiares.
  2. Los cambios que sufre el cuerpo como resultado del crecimiento y el envejecimiento. Los discos intervertebrales inevitablemente sufren metamorfosis, dependiendo de la reducción de los tejidos hidrofílicos, una disminución en la síntesis de sulfato de condroitina.
  3. Lesiones de espalda, recibidas una vez o convertidas en una forma crónica. La última opción es inherente a los deportistas profesionales o personas cuyas actividades están asociadas a un esfuerzo físico intenso.
  4. Trastornos de la microcirculación en la columna. Puede complicarse con aterosclerosis.

La osteocondrosis de la región torácica tiene muchos síntomas diferentes. Debido al hecho de que todos los órganos internos "dependen" de la columna, una enfermedad desatendida puede provocar daños en el hígado, los riñones, el páncreas, el corazón y las enfermedades intestinales. Muy a menudo, la osteocondrosis del tórax se hace sentir cuando se produce dolor entre las costillas, sensaciones dolorosas durante la exhalación e inhalación, malestar al mover los brazos hacia arriba y doblar el cuerpo.

La forma de osteocondrosis suele estar determinada por el dolor entre las costillas, lo que dificulta la respiración. El dolor se siente mucho más fuerte por la noche, con hipotermia, vibración, al doblar y girar el cuerpo. A menudo, estos síntomas se denominan enfermedades cardíacas, las diferencias son que con las enfermedades de la columna vertebral, se producen sensaciones dolorosas que duran más en el tiempo, no se eliminan con la nitroglicerina. Las enfermedades del corazón pueden llevar al hecho de que la presión comienza a "saltar", lo que no ocurre con la osteocondrosis.

Dorsago y dorsalgia

dolor de espalda reflejado con osteocondrosis torácica

Dorsago es una aparición repentina de dolor en el pecho. La mayoría de las veces se manifiesta en aquellas personas que han estado sentadas inclinadas durante mucho tiempo.

Puede observarlo con una subida brusca después de una larga sesión. Las sensaciones dolorosas son muy intensas, tanto que la respiración se vuelve difícil. Hay un aumento de la tensión muscular, lo que conduce a una reducción de los movimientos en varias partes de la columna.

La darsalgia no tiene manifestaciones particularmente pronunciadas durante 3 semanas. Se acompaña de sensaciones más desagradables que dolorosas. El dolor severo solo puede ser con suspiros profundos, giros y curvas. Puede haber un aumento de la tensión y rigidez de los músculos en la parte superior e inferior de la espalda.

Como ocurre con el dolor dorsal, la sensación de dolor se agrava por la noche.

Para eliminar el dolor, debe caminar un poco.

También pueden presentarse síntomas que dificultan hacer un diagnóstico correcto. Con una enfermedad del segmento superior del tórax, puede aparecer dolor en la faringe y el esófago. Con la derrota de la parte media de la columna vertebral, surgen sensaciones en el área del hipocondrio derecho, que también es un síntoma de pancreatitis, colecistitis y otras enfermedades. Con la osteocondrosis de la región torácica inferior, se producen síntomas similares a la patología intestinal.

En el transcurso del estudio, los especialistas establecieron conexiones entre las sensaciones de dolor y la actividad física. Muy a menudo, el dolor se manifiesta después del almuerzo, se intensifica hacia la noche, pero desaparece después de una noche de sueño saludable. No vale la pena retrasar el tratamiento de esta dolencia, ya que puede conducir a patologías más graves de otros órganos y sistemas. El más peligroso de ellos es la patología cardiovascular, así como las modificaciones distróficas del músculo cardíaco. La osteocondrosis torácica puede causar disfunciones del duodeno, trastornos de la motilidad intestinal.

Diagnósticos

El principal método de diagnóstico utilizado para identificar la patología de la osteocondrosis es el examen de rayos X. Esta patología se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • movimientos degenerativos;
  • reducción del canal espinal;
  • reducción de la altura de los discos intervertebrales, formación de contornos desiguales;
  • crecimientos óseos;
  • la columna cambia de forma significativamente.

En algunos casos particularmente difíciles, el uso de tomografía computarizada es aceptable. Pero existe un gran riesgo de exposición a la radiación durante este procedimiento y, en este sentido, si no hay una necesidad urgente, es mejor abstenerse de tal diagnóstico.

La resonancia magnética como forma de diagnosticar la osteocondrosis torácica

El neuropatólogo también realiza algunas investigaciones para determinar posibles trastornos del sistema nervioso. Los procedimientos incluyen electroneuromiografía y observación de reflejos tendinosos. Las observaciones cardiográficas se llevan a cabo para rastrear el grado de influencia de la enfermedad en el trabajo del corazón. Dichos estudios pueden predeterminar la aparición de patología isquémica, será posible controlar la presión.

Tratamiento

Después del diagnóstico, el médico puede recetar los siguientes medicamentos:

  1. AINE. Se prescriben para eliminar el dolor.
  2. Es posible tomar corticosteroides, pero solo en caso de dolor intenso. Si las sensaciones dolorosas no tienen la intensidad suficiente, su eliminación se limita al uso de medicamentos no esteroides.
  3. Diuréticos para aliviar la hinchazón.
  4. Las vitaminas B se utilizan para estimular la circulación sanguínea.
  5. Los condroprotectores se prescriben para la regeneración del cartílago afectado.

Los ungüentos en el tratamiento de esta forma de osteocondrosis no tienen la efectividad adecuada y son más adecuados para otros tipos de enfermedades. Para aquellos que no confían o simplemente no apoyan los métodos farmacológicos de tratamiento, existen varios otros métodos que excluyen el uso de drogas. Estos incluyen acupuntura, electroforesis, láser, puros, vacío, terapia manual, masaje tradicional y con ventosas. Para que dicho tratamiento sea efectivo, es imperativo contactar a especialistas especialmente capacitados con experiencia en esta área. Los métodos de tratamiento seleccionados correctamente ayudarán a estimular la circulación sanguínea, aliviar los espasmos musculares y aliviar el dolor. Se requiere una actividad física correcta, incluida la gimnasia de recuperación y la natación. La nutrición adecuada es un factor importante en la recuperación.

La osteocondrosis de cualquier forma y de la región torácica en particular es una patología muy desagradable. Cuando aparecen los primeros síntomas, es importante consultar a un especialista de manera oportuna para que seleccione el tratamiento adecuado. El retraso puede provocar un empeoramiento de la enfermedad.